top of page
LOGO XHA CLUB.jpg
  • Foto del escritorXIMENA HIDALGO-AYALA

RICCARDO ROMERO, VENEZUELAN AMBASSADOR

Por Ximena Hidalgo Ayala

Historiadora, fundadora y directora ejecutiva del Comité Internacional Galo Plaza y de su exclusivo network de empresarios y profesionales XHA Club, dedicado a promover la integración a través de historia, educación y cultura.



Los verdaderos representantes de los países latinoamericanos somos los inmigrantes, que promovemos con nuestras acciones, los valores humanos, morales, intelectuales y culturales de nuestras naciones de origen, en cualquier parte del universo.


Riccardo Romero es un exitoso empresario venezolano que ha diversificado sus emprendimientos, actualmente tiene en Estados Unidos a casi toda su familia, incluyendo a su padre, hermanos, esposa, además ya es abuelo y continúa su camino de éxitos, sin perder su identidad y con una gran visión de los retos que tienen los venezolanos en Nueva York, donde es pionero.

El 7 de julio de 2022 el Comité Internacional Galo Plaza (CIGP) realizó una ceremonia especial en el lugar donde se encuentra la placa que registra el homenaje de la ciudad de Nueva York a Romulo Gallegos, durante su visita en julio de 1948, cuando el connotado literato realizó una visita oficial como presidente democratico de Venezuela y entre otras cosas entregó el monumento del Libertador Simón Bolívar en la ciudad que lleva su nombre en el centro de Estados Unidos. Durante esta ceremonia, el CIGP reconoció a Riccardo Romero como venezolano ilustre en la ciudad natal de Galo Plaza y lo nombró Miembro Honorario.


Previamente, en agosto de 2019, publiqué una entrevista a uno de los pioneros venezolanos en la ciudad natal de Galo Plaza, presentando a Riccardo Romero como un emprendedor venezolano, que “vive el sueño americano, sin perder su identidad". Es momento de reproducir esa entrevista, que a pesar del tiempo, está vigente y que además registra a los latinoamericanos pioneros en la ciudad natal del líder internacional Don Galo Plaza.


Cuando Riccardo Romero llegó a Nueva York desde su natal Caracas en 1991, ya tenía una fuerte afición culinaria. Muy joven había iniciado una travesía por el mundo como marino y hablaba bien el italiano, también había estudiado filosofía y ciencias, pero para sobrevivir en la gran metrópoli, comenzó trabajando en una empresa italiana de productos alimenticios, es ahí donde inició su historia de éxito.


RESPALDO ITALIANO

Durante diez años laboró en esa reconocida compañía italiana, nada más ni nada menos que la más grande importadora de trufas de Estados Unidos.

Su personalidad, carisma y perseverancia, le llevaron a convertirse en un promotor y vendedor estrella, quien en su trabajo se sentía “fascinado con el mundo culinario, tuve la dicha de relacionarme con los mejores chefs del mundo, como Alan Ducasse”, nos cuenta emocionado Riccardo cuando rememora su historia en la ciudad natal de Galo Plaza, Nueva York.


Riccardo se inspiró en ese mundo de la cocina, hasta el punto de decidirse a abrir su propio restaurante. Comenzó a trabajar en su sueño y tomó impulso cuando se dio cuenta de que la cocina venezolana estaba muy poco representada en Nueva York, a su decir: “Con un par de restaurantes en la ciudad”, así que junto a su hermano Jose Enrique, emprendió la odisea.


El primer restaurante venezolano que abrió fue AREPAS CAFÉ, en el 2007, localizado en la 36 Ave. en Astoria y en el 2013 abrió AREPAS GRILL en Broadway, Long Island City, el cual funcionó durante casi diez años.


Riccardo Romero, no solo es pionero promoviendo la cocina tradicional venezolana en el mundo anglo, su gran trabajo se aprecia después de su triunfo empresarial, ya que es un líder de su comunidad, sobretodo por su visión motivando a la gente, particularmente a los nuevos inmigrantes, de que si quieren iniciar un negocio, tienen una oportunidad. 


A su trabajo como mentor, inspirador, ejemplo empresarial, le sobrepasa su responsabilidad comunitaria, su trabajo promoviendo la asistencia a sus compatriotas en Estados Unidos y la ayuda humanitaria para su natal Venezuela.


Sus restaurantes han funcionado no solo como representaciones culturales de Venezuela, han sido verdaderos centros comunitarios, en donde además de la deliciosa auténtica comida venezolana, es posible encontrar información sobre empresas locales venezolanas, artistas y músicos venezolanos, servicios de asistencia y posibilidades de ayuda.


Riccardo Romero es el paradigma de que el verdadero liderazgo consiste no únicamente en ser triunfador, si no en sobrepasar el triunfo individual y proyectarlo a nivel social.


¿Cómo fue la primera experiencia abriendo un negocio en Nueva York, cuán difícil fue arrancar?

- Como a nivel personal trabajé con dos corporaciones estadounidenses tan grandes, entre ellas Baldor Specialty Food, eso fue fundamental. Fui el primer empleado de la importadora de trufas. Yo me sentía preparado para comenzar mi negocio, sabía que tenía el fundamento, que tenía la madera y el potencial.


El día que abrí AREPAS CAFÉ, fueron doscientas personas, eso fue un año antes de la depresión económica durante la presidencia de Obama, pero mi comida es casual y en ese momento era “trendy”, es decir era tendencia, era algo novedoso.



La verdad es que no sabía nada del negocio de restaurantes, pero conocía mucha gente, tenía mi propio network, relaciones públicas y logre captar todas estas cosa que no sabía, como sacar permisos, como lidiar con el Departamento de Salud, lidiar con la parte administrativa, como buscar capital y en eso tengo una historia muy especial, directamente con el precursor de  Samuel Annhauser, soy uno de sus beneficiarios, Samuel Adams me prestó diez mil dólares para iniciar mi empresa y eso se convirtió en casi un millón, porque la publicidad que me dieron fue increíble.


¿Cuál es el porcentaje de clientes angloamericanos de tus negocios?

- El ochenta por ciento de clientes son anglo, tenemos una clientela multicultural. Realmente cuando comencé, no había comunidad venezolana en Nueva York para respaldarme. Ahora en los últimos años es que los venezolanos comienzan a emigrar masivamente buscando trabajo y una forma de sobrevivir, pero cuando yo comencé, no teníamos comunidad venezolana, yo estaba vendiendo comida venezolana sin comunidad venezolana y me fue excelente.


Comiendo mi comida los gringos se quedaban locos, ¡porque les encantó!



¿Cómo ha impactado a tu negocio la crisis en Venezuela?

- De varias maneras, con la oleada migratoria nosotros hemos llegado a tener veintiséis empleados y nuestros restaurantes han sido un trampolín para los artistas venezolanos y para los emprendedores. Les damos una mano, trabajan uno o dos meses, mientras arrancan, mientras aprenden inglés, etc. Les ayudamos a organizar eventos.


Hemos estado colaborando con la comunidad, ayudando activamente desde hace unos catorce años, no solo a la comunidad que está llegando aquí, estamos ayudando cien por ciento, por ejemplo, hemos recaudado fondos de ayuda para los niños con cáncer en Venezuela.


Por la situación del país, hemos tenido más visibilidad, porque pasamos a ser noticia, una mala noticia y todo comenzó con Chávez, que causó sensación ante el mundo cuando llegó aquí a Naciones Unidas y dijo: “aquí estuvo el diablo”. Era un populista, entonces se creó una curiosidad, después de 1992 cuando surge Chávez, la gente lo identificaba y ya se comenzó a generar un mayor interés por Venezuela.


Un mensaje para los empresarios venezolano y para todos tus compatriotas en general

Es importante mantener la identidad, las raíces, ser humildes, porque no tenemos eso los venezolanos, nos lo creemos que somos todo, hay que reconocer lo que somos en positivo y negativo y pensar en Bolívar, para poner el corazón en todo lo que hagamos y digamos.


Los venezolanos tenemos madera, nosotros nunca habíamos sido puestos a prueba, teníamos una facilidad de vida, ahora este reto, - que seguro lo podemos sobrepasar-, nos permite demostrar que tenemos la capacidad y tenemos tantos recursos como venezolanos y como seres humanos, para seguir adelante, en cualquier parte del mundo.


Para leer una nota sobre las Hallacas preparadas en Arepas Cafe, haga click en el logo a continuación:

AREPAS CAFÉ

33-07 36th Ave., Astoria, NY 11106

(718) 937-3835


Esta nota es generosamente compartida gracias al permanente respaldo del exclusivo XHA CLUB, Network de prestigiosos y renombrados empresarios y profesionales, dedicado a promover el rescate de la presencia latinoamericana en la Historia de Nueva York, trabajo que desde 2006 desarrolla el Comité Internacional Galo Plaza Inc., establecido para mantener el legado del líder internacional nacido en la capital del mundo, en el 5 West de la calle 8 y 5a Ave. de Manhattan, el 17 de febrero de 1906.


Para conocer a los miembros de XHA CLUB, haga clic en el logo a continuación y

apoye a los empresarios y profesionales de gran nivel,

que respaldan la HISTORIA, EDUCACIÓN Y CULTURA




© 2024 Ximena Hidalgo Ayala. All Rights Reserved.


Comentarios


bottom of page