LOGO XHA CLUB.jpg
  • XIMENA HIDALGO-AYALA

100 YEARS AGO

Celebramos el Centenario de la conquista del voto femenino en Estados Unidos.

Agosto del 2020 es un tiempo memorable en la conquista de los derechos democráticos en Estados Unidos.


No existen sociedades perfectas, pero las sociedades con visión de futuro mantienen procesos que permiten cambios positivos para el bien común, incluyendo el mantenimiento de una verdadera democracia.


La ciudad de Nueva York, lugar de nacimiento de Galo Plaza, jugó un papel muy importante en el proceso que logró la aprobación de la Décimo Novena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, la cual ratificó el derecho de las mujeres a ejercer el voto.


Esta es una ocasión importante para recordar y revisar la historia de este proceso y sobretodo para comprender y valorar el trabajo permanente y legado del nativo neoyorquino Galo Plaza, en cuya vida y servicio público internacional, la mujer tuvo un rol preponderante. Desde la presencia e influencia de su madre, Doña Avelina Lasso, sus hermanas, esposa, sus cinco hijas, hasta estudiantes, indígenas, deportistas, artistas, académicas y mujeres líderes en política mundial como Eleanor Roosevelt o Golda Meir, a todas las cuales reconoció su valía, respaldo e impulsó a progresar y conquistar sus derechos e ideales.


Como fundadora del Comité Internacional Galo Plaza en Nueva York (2006), ha sido un privilegio investigar y rescatar este legado histórico, así como honrarlo reconociendo los aportes de mujeres latinoamericanas en las Artes, Educación y Cultura, mediante la instauración del reconocimiento Gabriela Mistral, Julia de Burgos, Frida Kahlo, que se presenta anualmente desde el 2013 y por el cual han sido reconocidas más de medio centenar de mujeres latinas en diferentes áreas.

Mujeres nominadas al reconocimiento Gabriela Mistral, Julia de Burgos, Frida Kahlo 2020

Aquí nuestro homenaje a este hecho trascendental en la historia.

La lucha de las mujeres en favor del voto fue un esfuerzo conjunto de varios grupos sociales, en Nueva York por ejemplo, este respaldo incluyó a las mujeres costureras, mayoritariamente inmigrantes, quienes se unieron a la marcha organizada en mayo de 1912 para solicitar la aprobación del voto femenino, en la Quinta Avenida de Manhattan, precisamente el lugar de nacimiento de Galo Plaza, que en esa precisa fecha tenía seis años de edad.

PROCESO HISTÓRICO

Como lo demuestra la documentación histórica, esta conquista legal fue posible gracias al trabajo, esfuerzo y aporte de cientos de mujeres que protestaron, desfilaron, escribieron, hicieron huelgas de hambre, realizaron vigilias y ejercieron desobediencia civil para lograr un cambio radical en la Constitución de los Estados Unidos.


Durante más de cuarenta años, diversas enmiendas para reconocer a las mujeres su derecho al voto fueron presentadas ante el Congreso de los Estados Unidos, antes de que finalmente se aprobara la 19a Enmienda en la Constitución.


La aprobación del sufragio femenino en Estados Unidos, -como todo cambio de importancia-, fue el resultado de una lucha de varios años, que inició a mediados del siglo XIX.


En julio de 1848 Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott organizaron la primera convención sobre los derechos de las mujeres en Seneca Falls, Nueva York, donde oficialmente inició el movimiento a favor del voto femenino y en el cual participaron activistas del voto universal que obtuvieron un triunfo cuando en 1870, la Décimo Quinta Enmienda a la Constitución aprobó el derecho al voto de los afroamericanos.


Actos de desobediencia civil como el de Susan B. Anthony marcaron la historia. Ella se registró y votó en las elecciones de 1872 en Rochester, Nueva York, por lo cual fue arrestada por “consciente, mala e ilegalmente votar por un representante para el Congreso de los Estados Unidos,” fue condenada por el Estado de Nueva York y se le impuso una multa de cien dólares.


Dos años después, el 12 de enero de 1874, Anthony presentó una petición al Congreso de Estados Unidos solicitando que la multa sea revocada por injusta.


PROCESO LEGAL


La petición de cambio en la constitución fue introducido en 1878 y ya en 1912, -cuando Galo Plaza tenía seis años de edad-, nueve estados habían aprobado la legislación para permitir el voto femenino.


En 1917 el Estado de Nueva York se unió al cambio. En mayo de 1919 la Casa de Representantes del Congreso aprobó la enmienda en la ley con un voto mayoritario de 304 contra 90 y en junio el Senado la ratificó con 56 votos a favor y 25 en contra, sin embargo este fue el inicio del proceso de adopción del cambio constitucional por parte de los demás Estados.


Los primeros estados en ratificarla fueron Illinois, Wisconsin y Michigan. Cuando Tennessee ratificó la enmienda, se logró la trigésimo sexta ratificación necesaria para la adopción final de la ley. Paulatinamente el resto de Estados de la Unión Americana fueron adoptando la enmienda a la ley federal, muchos tardaron años en hacerlo, como Maryland, que la ratificó en 1941.


LUCHA Y RESISTENCIA

Las mujeres y quieres las respaldaban debieron luchar contra una gran resistencia y represión, que incluyó encarcelamiento, incluso actos de violencia contra quienes promovían el cambio constitucional.

La oposición al cambio para reconocer el derecho al voto femenino fue muy fuerte y muestra de ello es que un año antes de su aprobación, en 1918, el Partido Anti Sufragio de Mujeres Electoras de Nueva York, presentó una petición escrita, la cual ha quedado registrada como una muestra de que ningún cambio importante se logra sin lucha.

El trabajo a través de los medios de comunicación fue importante, editoriales y artículos publicados en los periódicos, dan testimonio del gran debate nacional que se produjo para lograr el voto femenino en Estados Unidos.


Entre quienes tuvieron roles protagónicos, la historia recuerda a Abigail Adams, Elizabeth Cady Stanton, Frederick Douglass, Susan B. Anthony, Sojourner Truth, Frances Gage, Clara Barton y Carrie Chapman Catt.


El aporte de las mujeres a lo largo de la historia se va descubriendo y resaltando gracias a las investigaciones históricas modernas y uno de esos esfuerzos se enfoca al rescate de los aportes de las mujeres latinoamericanas en la historia de Nueva York y de Estados Unidos.


Nombres como el de Gabriela Mistral, Frida Kahlo, Pura Belpre, Teresa Carreño y Julia de Burgos, -quien nació un 17 de febrero igual que Galo Plaza-, son una pequeña muestra de las contribuciones de las latinoamericanas en Nueva York, a través de su trabajo en educación, periodismo, música, literatura y activismo político.

GALO PLAZA, LIDER INTERNACIONAL NACIDO EN NUEVA YORK EL 17 DE FEBRERO DE 1906

Que la celebración de este centenario sea una oportunidad para recordarlas y sentirnos orgullosos de su legado.


A través del trabajo del Comité Galo Plaza, que cumple catorce años de labor, resaltamos los aportes de los latinoamericanos, que son parte del tejido estructural de los Estados Unidos de América.

LA DÉCIMO NOVENA ENMIENDA

Esta enmienda fue propuesta el 4 de junio de 1919, aprobada por el Congreso de Estados Unidos el 4 de junio de 1919 y ratificada el 18 de agosto de 1920 y garantiza a todas las mujeres estadounidenses su derecho a votar.


EL SUFRAGIO FEMENINO

Sección 1

El derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos al voto no será negado o restringido ni por los Estados Unidos ni por ninguno de los Estados que lo componen, por consideraciones de sexo.


Sección 2

El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.


Ximena Hidalgo Ayala

Historiadora

Fundadora del Comité Internacional Galo Plaza Inc.

Nueva York, Febrero 17, 2006