LOGO XHA CLUB.jpg
  • XIMENA HIDALGO-AYALA

DOS LATINAS DE ORO


El 7 de abril es una fecha muy especial y significativa para las mujeres americanas, ya que ese mismo día, pero con año de diferencia, nacieron dos de las escritoras y activistas culturales más prominentes de nuestro continente.

La chilena Gabriela Mistral y la argentina Victoria Ocampo, nacidas las dos un 7 de abril, unieron naciones y superaron las distancias del tiempo y el espacio, dejando un legado de trabajo cultural y solidaridad femenina de incalculables proporciones. Su amistad es paradigma de la causa femenina continental.


En San Isidro, Argentina, en el seno de una familia acaudalada y aristocrática, nació el 7 de abril de 1890 Victoria Ocampo. Un año antes, en 1889 también un 7 de abril, nació Gabriela Mistral, en un humilde hogar de Vicuña, Chile.


La vida de estas dos mujeres, aparentemente pertenecientes a estratos socio-económicos diametralmente diferentes, por cuestiones del destino, estuvo vinculada en lo que actualmente debe ser un ejemplo de solidaridad de género y ante todo, de apoyo al movimiento cultural femenino.

Además de recordar el nacimiento de estas dos escritoras latinoamericanas, celebramos sus logros, ciertamente fundamentados en el talento personal, que floreció gracias al apoyo de otros personajes identificados con una causa y valores superiores.


GABRIELA MISTRAL

Si bien nació en Chile, en su país natal no tuvo reconocimiento de su trayectoria sino hasta 1951, cuando recibió el Premio Nacional de Cultura, seis años después de haber recibido el mayor galardón de las letras a nivel mundial, el Premio Nobel de Literatura, en 1945. Quien le postuló para recibir este galardón fue la escritora ecuatoriana, activista y benefactora humanitaria Adelaida Velasco Galdós.


Por su extensa obra poética y su importante representación de la cultura mestiza a nivel internacional, Gabriela Mistral es sin duda alguna un personaje de gran trascendencia cultural. Fue fundamentalmente una autodidacta, una mujer sencilla, originaria de los Andes chilenos, hacia en el seno de una familia humilde y quien desde temprana edad se destacó como poeta, educadora y periodista.


Pero cuando revisamos su biografía, un cuestionamiento surge inmediatamente: ¿Cómo una mujer de origen modesto llega a publicar su primer poema en Nueva York? ¿Cómo se involucra con la Reforma Educativa Mexicana? ¿Cómo es nominada para recibir el Premio Nobel?


Gabriela Mistral durante su trayectoria, conoció y recibió el apoyo de muchas personas que valoraron su talento, así como sus cualidades humanas y su visión humanitaria. Entre estas amistades del circulo de Gabriela Mistral destacan mujeres que fueron clave para promover y consolidar su legado.


Cuando revisamos la historia de los personajes notables, apreciamos que siempre existe un vínculo entre ellos y que pertenecen a un grupo más amplio, porque son parte de un proceso histórico, en el cual artistas e intelectuales tienen un rol prominente cuestionando y planteando no solo interrogantes, también propuestas filosóficas, culturales y de cambio social.


Es así que en la vida de Gabriela Mistral, como lo demuestra la documentación histórica, descubrimos la presencia de varias mujeres notables, entre ellas dos argentinas, Victoria Ocampo y Alfonsina Storni, además de la escritora uruguaya Juana de Ibarbouru, quienes rompieron esquemas afirmando la presencia femenina en las letras. Particularmente el vínculo con Victoria Ocampo y el apoyo de la Revista Sur, le ayudó a fortalecer la presencia de su obra en medios impresos y a nivel internacional.

VICTORIA OCAMPO

Junto a Gabriela Mistral, Victoria Ocampo es una de las más influyentes y respetadas escritoras de América Latina en el siglo XX. El ideal de integración continental fuertemente establecido en el plano intelectual, forjó entre estas dos mujeres vínculos muy especiales. En 1931 fundó la revista literaria y cultural “Sur,” en la que publicó a figuras como Pablo Picasso y Jorge Luis Borges. En 1936 fundó la Unión Argentina de Mujeres.


Jorge Luis Borges llamó a Victoria Ocampo “La Mujer más argentina”. Durante los años 1920 y 1930 Victoria Ocampo fue una figura clave del escenario intelectual. Publicó varias obras, su primer libro escrito en francés fue De Francesca à Beatrice (1923?) un comentario sobre Divina Comedia de Dante, otros trabajos suyos incluyen Domingos en Hyde Park; El Hamlet de Laurence Olivier; Emily Brontë (Terra Incognita); una serie llamada Testimonios (diez volúmenes); Virginia Woolf, Orlando y Cía; San Isidro; 338171 T.E. (Lawrence de Arabia) (una biografía de TE Lawrence) y una autobiografía publicada póstumamente. También hay un libro editado de diálogos entre Victoria Ocampo y Jorge Luis Borges.

Fue la primera mujer argentina en poseer una licencia de manejo y fue la primera mujer miembro de la Academia Argentina de Letras (1976). El "diálogo cultural", iniciado en 1977 por el gobierno de facto, pero organizado por la UNESCO, se celebró en su casa, Villa Ocampo, en San Isidro- Argentina, la cual finalmente donó a esa institución cultural internacional.


En "Villa Ocampo" Igor Stravinsky, André Malraux y Rabindranath Tagore habían sido sus huéspedes, también Indira Gandhi, José Ortega y Gasset, Antoine de Saint-Exupéry, Ernest Ansermet, Rafael Alberti, etc. Graham Greene le dedicó su novela El Cónsul Honorario (1973). En 1953 fue brevemente encarcelada por su abierta oposición al régimen de Perón.

Sumario de la famosa revista literaria Sur, fundada por la escritora argentina Victoria Ocampo y en la cual promocionó a las más notables figuras de la literatura hispanoamericana.

REVISTA SUR

Fue la primera revista literaria fundada en 1931 por una mujer hispano-hablante en América, la escritora argentina Victoria Ocampo, una mujer impresionante, quien escribió cientos de ensayos y tradujo a varios autores y que, a pesar de provenir de un estrato social diferente, tuvo la visión y vocación de apoyar a sus congéneres a través de su revista.


Victoria Ocampo tenía una elevada visión de unidad continental en lo que ella consideraba “su” América y convirtió a su revista Sur, en la revista literaria más importante de su tiempo en América Latina. Entre los escritores publicados en Sur podemos identificar a: Ernesto Sábato, Adolfo Bioy Casares, Julio Cortázar, José Ortega y Gasset, Manuel Peyrou, Albert Camus, Enrique Anderson Imbert, José Bianco, Santiago Davobe, Ezequiel Martínez Estrada, Pierre Drieu La Rochelle, Waldo Frank, Gabriela Mistral, Eduardo Mallea, Silvina Ocampo (su hermana menor), Alfonso Reyes y Enrique Pezzoni, por nombrar algunos.


Fragmento de una carta manuscrita de Victoria Ocampo, dirigida a Gabriela Mistral, con fecha11 de julio de 1954.

VICTORIA Y GABRIELA

Existe amplia información sobre la correspondencia entre Gabriela Mistral y Victoria Ocampo, la cual revela el lado privado de dos mujeres muy públicas. En sus cartas y ensayos se puede apreciar no solo el nivel de afecto y apoyo mutuo, además se puede descubrir su pensamiento sobre temas relacionados con el ambiente intelectual y político de su tiempo, incluyendo la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial y la las dictaduras de América Latina.

Los historiadores profesionales “hilando más fino” pueden analizar aspectos más complejos, como la identidad, nacionalidad y género, dentro de las conexiones culturales en un amplio radio geográfico que incluye Latinoamérica y Europa. El intercambio de cartas entre las escritoras inició en 1926, año en que Gabriela fue nombrada secretaria de una de las secciones americanas de la Liga de las naciones y visita Argentina y Uruguay. Al parecer solo lograron reunirse y conocerse, hasta 1934.


En 1937 Gabriela Mistral se establece por un tiempo en Buenos Aires y estrecha lazos de amistad con Victoria Ocampo, con quien comparte una temporada en su casa de Mar del Plata y en 1938 se publica en Buenos Aires su libro Tala, editado por Sur, la editorial dirigida por Victoria Ocampo.


Victoria Ocampo le escribe a Gabriela Mistral desde Mar del Plata el 9 de marzo de 1953:

“Mi muy querida Gabriela: No te sorprenda de que no te haya escrito. Cuando yo te vea te explicaré por qué. Yo siempre me siento cercana a ti. Roger Caillois me escribió que está planeando reunirse contigo en algún congreso u otra (celebración del centenario de Martí o algo así) ¿Piensas ir?, ¿Te quedarás en Nápoles? Te incluyo un articulo que encuentro interesante.”


Roger Caillois intelectual francés y crítico literario fue instrumental en la introducción de autores latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias al público francés. En 1991 y luego de su muerte se instauró en Francia el Premio Literario Roger Caillois en su honor. Caillois fue director de una revista anti-nazi que fue traducida del francés al castellano por Victoria Ocampo.

Dos mujeres, dos vidas, dos historias que se unieron en un punto, para proyectar lo mejor de los sentimientos femeninos a un nivel que ha trascendido el tiempo y el espacio.


Desde marzo del 2013, el Comité Internacional Galo Plaza Inc., entrega anualmente el reconocimiento GABRIELA MISTRAL, MULIA DE BURGOS, FRIDA KAHLO, a latinas que promueven las artes, la educación y la cultura en Nueva York. El galardón honra el legado de tres latinoamericanas que vivieron y dos de ellas fallecieron en esta ciudad y representa a las las mujeres nacidas en el sur, el caribe y centro de nuestro continente.


Esta nota es generosamente compartida por el Comité Internacional Galo Plaza Inc., gracias al respaldo del XHA CLUB, AMIGOS DE LA HISTORIA, EL ARTE Y LA CULTURA.

Para conocerlos haga click en el logo:


©2021 All Rights Reserved Ximena Hidalgo Ayala