top of page
LOGO XHA CLUB.jpg
  • Foto del escritorXIMENA HIDALGO-AYALA

DOMINICAN CELEBRATIONS IN NEW YORK

Por Ximena Hidalgo Ayala

Historiadora, fundadora y directora ejecutiva del Comité Internacional Galo Plaza y de su exclusivo network de empresarios y profesionales XHA Club, dedicado a promover la integración a través de historia, educación y cultura.

El óleo de la Virgen de la Altagracia, Madre Protectora y Espiritual de República Dominicana, que data del siglo XVI, se encuentra, en la Basílica de Higüey.

Con las celebraciones en honor a Nuestra Señora de Altagracia, inicia en Nueva York el Mes de la Herencia Dominicana, en el cual se conmemoran importantes hitos de la historia, religiosidad y cultura de la comunidad originaria de República Dominicana.


República Dominicana, ubicada en la isla La Hispaniola, en el Archipiélago de las Antillas Mayores del Mar Caribe en el océano Atlántico, ocupa las cinco octavas partes orientales de la isla, que comparte con Haití. Por su superficie (48.671 kilómetros cuadrados), República Dominicana es el segundo país más grande de las Antillas, después de Cuba y por sus aproximadamente 11.4 millones de habitantes (2024), es el segundo país más poblado del Caribe.


Bandera de Republica Dominicana.

3.6 millones de dominicanos viven en el área metropolitana de Santo Domingo, la ciudad capital y según el censo de 2019, la población dominicana en la ciudad de Nueva York supera los setecientos mil habitantes que corresponden al 27% de la población total de la ciudad.


La instauración de la celebración del Mes de la Herencia Dominicana en Nueva York, es relativamente reciente, ya que fue establecido durante la alcaldía del alcalde republicano Rudolph Giuliani, como lo demuestran los archivos oficiales de la ciudad, pero la historia de los dominicanos en la ciudad, -según evidencia documental-, inició en el siglo XVII.

Press Release Archives - MAYOR GIULIANI SALUTES THE DOMINICAN COMMUNITY ON THE 156th ANNIV
.
Download • 86KB

Actualmente la ciudad natal de Galo Plaza, Nueva York, es hogar de la mayor concentración de dominicanos fuera de su patria y es la ciudad con la mayor presencia dominicana en Estados Unidos. Galo Plaza tiene vínculos muy especiales con República Dominicana, ya que su hija mayor, Luz Plaza, radica en Santo Domingo y sus descendientes son dominicanos. Doña Luz Plaza estableció, con respaldo de las damas ecuatorianas de Santo Domingo, el “Campamento de Verano Mitad del Mundo, dedicado durante décadas, a mantener a los niños dominicanos, enfocados en actividades positivas y alejados de las drogas.

Luz Plaza, hija mayor de Galo Plaza compartiendo con los niños en Santo Domingo, durante los Campamentos de Verano Mitad del Mundo que ella estableció.

DOMINICANOS EN NUEVA YORK

En Nueva York, la comunidad dominicana se ha afianzado como resultado de varias oleadas migratorias, impulsadas entre otras por factores políticos, como la dictadura de Rafael Trujillo (1930-1961), con un pico migratorio en los años sesenta y ochenta.

El barrio de Washington Heights, -al norte de Manhattan-, se convirtió en el primer enclave de la dominicanidad, extendiéndose a barrios aledaños como Inwood e East Harlem; Highbridge y University Heights en El Bronx, que es el condado con la mayor cantidad de dominicanos en la ciudad y la comunidad dominicana se ha establecido en todos los condados, incluyendo el condado de Queens en populares barrios como Corona, Woodhaven y Richwood. Siendo una de las comunidades inmigrantes más grandes de la ciudad y la más grande de entre las latinoamericanas, el crecimiento de la comunidad dominicana también se aprecia por toda el área Tri-estatal de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.


Actualmente la presencia dominicana en el Estado de Nueva York se evidencia en el crecimiento empresarial y para muestra uno de los supermercados latinos mas grandes en Suffolk, Long Island, Food Plaza, es propiedad de un empresario dominicano.

De entre las comunidades latinoamericanas de Nueva York, la dominicana no solo es la más grande, las experiencias de las luchas políticas en República Dominicana, han impulsado el activismo político local de los dominicanos en esta urbe, donde esta comunidad tiene una importante representación gubernamental.


Entrega de reconocimientos del Comité Internacional Galo Plaza a líderes de la comunidad dominicana de Nueva York durante la celebración del Mes de la Herencia Dominicana organizada por la Camara Dominicano-Americana de Comercio.

DOS INDEPENDENCIAS

Después de la llegada de Colón, el pueblo quisqueyano libró varias luchas para rechazar la dominación de imperios europeos como Francia y España, en este proceso la historia dominicana reconoce una Primera Independencia (1821-1822) por la cual el ex gobernador y teniente José Núñez de Cáceres, declaró la independencia el 1 de diciembre de 1821, solicitando la admisión a la Gran Colombia establecida por Simón Bolívar, reconocido ya como líder internacional de la causa independentista americana.


Nueve semanas después de la Primera Independencia, las fuerzas haitianas invadieron el recientemente independizado país y lo ocuparon durante veintidós años (1822-1844). La historia dominicana reconoce que su Segunda Independencia (1844-1861), es un proceso que inició en 1838, cuando el prócer Juan Pablo Duarte fundó una sociedad secreta para luchar por la emancipación. 



ESPIRITUALIDAD

En sus luchas por la independencia, en el siglo XVII, el pueblo quisqueyano se encomendó a Nuestra Señora de la Altagracia, Madre Protectora y Espiritual de República Dominicana, que es venerada a nivel nacional y su principal lugar de adoración es la Basílica de Higüey, cuyo nombre oficial es Basílica Catedral Nuestra Señora de la Altagracia, uno de los santuarios más concurridos del Caribe. A la virgen se la celebra, en conmemoración de la victoria militar del 21 de enero de 1691, cuando el ejército español venció al ejército francés, en la Batalla de Sabana Real. La celebración de la Virgen de Altagracia fue oficialmente establecida en el siglo XIX, por el sacerdote y presidente dominicano, Arzobispo Fernando Arturo de Meriño, uno de los dos presidentes sacerdotes que ha tenido la nación caribeña.

Arzobispo Fernando Arturo de Meriño, oficializó el 21 de enero como Dia de la Virgen de Altagracia.

La Sagrada imagen de Nuestra Señora de Altagracia pertenece a una etapa clave en la historia de América Latina. A nivel iconográfico la imagen es muy rica. El lienzo destaca la maternidad de María contemplando a Jesús Niño y coronada como Reina del Cielo, con velo y doce estrellas, como se describe en las Sagradas Escrituras. Vestida de rojo, blanco y azul, colores de la bandera dominicana, cuyo simbolismo cromático está vinculado a conceptos teológicos, de pureza, poder celestial y amor. En la imagen se contempla al Niño Jesús y en la parte posterior a San José.


La advocación de Altagracia es venerada en otras regiones de Latinoamérica: en la Provincia de Córdoba en Argentina, la imagen mariana dio el nombre al pueblo de Altagracia; en México es la patrona de la parroquia Zapopán, en Jalisco; en Panamá es patrona de la comunidad Jobo Dulce en Los Santos y en Venezuela es Patrona de Curiepe, en el Estado Miranda y de Quibor en el Estado Lara.



Varias poblaciones han tomado el nombre en honor a la Virgen, que en Nueva York es venerada con grandes celebraciones, en las que participan autoridades locales y otras invitadas directamente desde República Dominicana para compartir la fé y la religiosidad, que es parte de la cultura mestiza de América Latina.


Desde 1973, la comunidad dominicana de Nueva York celebra la segunda semana de enero el Día de Nuestra Señora de Altagracia, en la Catedral de San Patricio, en la Quinta Ave. en Manhattan.

DE ESPAÑA AL CARIBE

La Virgen de Altagracia corresponde a una de las advocaciones católicas de la Virgen María, introducida desde España a América a principios del siglo XVI, durante el mandato de Nicolás de Ovando y Cáceres (1502-1509) Gobernador General de las Indias en la isla de La Española.

Gobernador Nicolás de Ovando y Cáceres, fundador de Santo Domingo, capital de Republica Dominicana

Existen dos versiones sobre la llegada de la Virgen de Altagracia a América y las dos, -incluyendo el testimonio documentado del canónigo Luis Jerónimo de Alcocer, en el siglo XVII-, coinciden en que fueron los hermanos Alonzo y Antonio Trexo, hidalgos naturales de Extremadura, España, quienes introdujeron la imagen como parte de su fe personal, cuando arribaron en 1506 a la isla, pero por encargo y durante el mandato del gobernador Ovando, originario de la zona donde la Virgen de Altagracia, -una de las imágenes religiosas más antiguas de España-, era venerada en bulto, por ello para cuando su cuadro llega a América, su devoción ya era popular y conocida en su natal España.


El gobernador Nicolás de Ovando y Cáceres (1451 a 1511), -hijo de una de las damas de la Reina Isabel La Católica-, era licenciado en Derecho, comendador de Lares y caballero de la Orden de Alcántara. Fue un personaje notable de la primera etapa de la conquista española en América. Combatió contra los pobladores nativos de la isla; fundó Santo Domingo y varias localidades en La Hispaniola, donde inició la extracción minera e introdujo la mano de obra esclava desde África. Bajo sus órdenes, Andrés de Morales exploró y completó el mapa de La Española; Sebastián de Ocampo determinó el perfil de Cuba, concluyendo que es una isla y Juan Ponce de León conquistó Puerto Rico.


Francisco Pizarro

EXPEDICION HISTÓRICA

Ovando, encabezó una de las expediciones más grandes de su tiempo, la cual partió del Puerto de Sanlúcar de Barrameda, España, el 13 de febrero de 1502 con treinta y dos embarcaciones, -la flota más grande que hasta entonces había llegado a América-, transportando a un millar y medio de colonizadores europeos, entre ellos a Francisco Pizarro, que invadió y sometió al Tahuantinsuyu, secuestrando y asesinando al inca Atahualpa, nacido en Caranqui, provincia de Imbabura, Ecuador.


Fray Bartolomé de las Casas

En esa expedición también llegó el célebre jurista, filósofo y teólogo Bartolomé de las Casas, conocido por sus sermones y crónicas denunciando los atropellos contra los aborígenes americanos, nombrado por la corona “Protector General de los Indios”, quien fue el primer obispo residente de Chiapas, México.

Esta expedición fue la primera gran armada colonizadora que llegó a la isla de La Hispaniola, el 15 de abril del mismo 1502, para instaurar el sistema colonial en el Caribe.


PATRIOTISMO

Dentro de las celebraciones del Mes de la Herencia Dominicana, se destaca el 26 de enero, en que se conmemora el Natalicio de Juan Pablo Duarte (1813), padre y fundador de República Dominicana, ideólogo y promotor de la lucha independentista, quien estableció una organización político- militar llamada La Trinitaria, para luchar contra la invasión haitiana y lograr la independencia de su patria. Desde el exilio supervisó y financió la guerra de independencia realizada por sus coidearios. Su liderazgo lo convirtió en objeto de acusaciones, que le llevaron a ser expulsado de la recién creada nación en varias ocasiones y en 1876 falleció en su exilio en Venezuela.


Juan Pablo Duarte, padre de la patria dominicana, tiene su monumento al final de la Ave. de las Américas con la calle Canal, en el Bajo Manhattan.

La estatua de bronce en honor a Juan Pablo Duarte en Nueva York, fue esculpida por Nicola Arrighini y donada por República Dominicana en el 165o aniversario del nacimiento del prócer, el 26 de enero de 1978. El monumento es parte del panteón de líderes latinoamericanos en la Avenida de las Américas, de cuya asociación Galo Plaza recibió el nombramiento como Key Man of the Americas, ya que fue pionero promoviendo las buenas relaciones de Estados Unidos con América Latina y de esta con el mundo.


Las celebraciones del Mes de la Herencia Dominicana culminan oficialmente el 27 de febrero, con la conmemoración de la Fundación de República Dominicana en 1844, en los territorios que originalmente se llamaron Quisqueya, -nombre de identificación nacional registrado incluso en el Himno Nacional-, cuando se declaró la independencia y se aprobó la primera constitución del país, iniciando así una nueva etapa de libertad.


Otras celebraciones incluidas en el Mes de la Herencia Dominicana son el Día de la Juventud Dominicana, 31 de enero; el Día Nacional del Mangú, 6 de febrero y el Día del Folklore Dominicano, 10 de febrero, donde entre las coloridas y alegres danzas regionales con personajes propios y a la vez compartidos con toda América Latina, también se realizan concurridos campeonatos de dominó.


El XHA Club se siente honrado con la presencia de respetados empresarios dominicanos, líderes y emprendedores como el Lic. Manuel Lebrón y Jenniffer Rodríguez, a quienes agradece por su continuo respaldo a la difusión de la historia, educación y cultura de América Latina en la ciudad natal de Galo Plaza.




La música, uno de los mayores emblemas de la dominicanidad a nivel internacional, también rinde homenaje a la Virgen de Altagracia en la voz de la cubana Celia Cruz, con un tema lleno de ritmo y de veneración a la Madre Protectora y Espiritual de República Dominicana.

VIRGENCITA

Aun que no soy dominicana, doy mis expresivas gracias

a la que siempre nos protege, la Virgencita del Altagracia.

Hay virgencita querida, la patrona de Quisqueya,

Dichoso el domincano, porque la tienen a ella.


Virgencita de altagracia, yo tambien te rezo a ti

Y por eso es que esta negrita, vive la vida feliz

Y por eso es que tu negrita, yo, vivo la vida feliz.


Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya

Que dichoso este país, porque la tienen a ella

Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya

Cubre con tu santo manto a esa tierra tan bella


Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya

Hay llegando a Santo Domingo yo me arrodillo ante ella

Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya


Y mi Caridad del Cobre también es hermana de ella.

Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya


Hermano dominicano rezale porque es muy bella

Virgencita de Altagracia, Patrona de mi Quisqueya

Hay virgencita, ayúdanos!


El pueblo dominicano, jamás se olvida de ella

Cubre con tu santo manto a esta tierra tan bella



Esta nota es generosamente compartida gracias al permanente respaldo del exclusivo XHA CLUB, Network de prestigiosos y renombrados empresarios y profesionales, dedicado a promover el rescate de la presencia latinoamericana en la Historia de Nueva York, trabajo que desde 2006 desarrolla el Comité Internacional Galo Plaza Inc., establecido para mantener el legado del líder internacional nacido en la capital del mundo,

en el 5 West de la calle 8 y Quinta Ave. de Manhattan,

el 17 de febrero de 1906.


Para conocer a los miembros de XHA CLUB

haga clic en el logo a continuación y

apoye a los empresarios y profesionales de gran nivel,

que respaldan la

HISTORIA, EDUCACIÓN Y CULTURA



© 2024 Ximena Hidalgo Ayala. All Rights Reserved





bottom of page