LOGO XHA CLUB.jpg
  • XIMENA HIDALGO-AYALA

LABOR DAY IN NEW YORK

El Día del Trabajo en Estados Unidos está dedicado a celebrar las contribuciones y logros sociales y económicos de los trabajadores, como un tributo a la fortaleza, prosperidad y bienestar logrados con esfuerzo honrado, para engrandecer a su nación.

Desfile del Día del Trabajo en Nueva York, septiembre del 2000, frente a la Catedral de San Patricio, en la Quinta Ave. en Manhattan.

El Día del Trabajo se conmemora por ley en todo el territorio estadounidense, el primer lunes de septiembre y en la Ciudad de Nueva York, -establecida por trabajadores inmigrantes-, esta celebración tiene profundas raíces históricas.

La celebración a los trabajadores surgió en un momento oscuro de la historia laboral estadounidense, cuando a nivel nacional el promedio de obreros laboraba doce horas diarias, siete días a la semana, incluyendo niños desde cinco años y jóvenes con pagos muy inferiores a los de los adultos. Los trabajadores eran gente pobre y nuevos inmigrantes, que enfrentaban condiciones extremadamente peligrosas, sin descanso, en lugares poco saludables como las minas de carbón.

NUEVA YORK PIONERO

Sin embargo, los orígenes del movimiento obrero en Estados Unidos iniciaron con la formación misma de la nación, cuando en el mercado de trabajo asalariado libre, surgieron oficios artesanales a finales de la época colonial. En 1796 se realizó en Nueva York la más antigua huelga de trabajadores registrada a nivel nacional, cuando los sastres protestaron por una reducción salarial.


Los sindicatos o uniones locales de artesanos, fueron a finales del siglo XVIII las que publicaron listas de tarifas, defendieron sus operaciones contra el trabajo barato y exigieron jornadas laborales de menos horas. En el siglo XIX, el movimiento de trabajadores calificados se enmarcó en los valores republicanos de la igualdad social, el trabajo honesto y una fuerza ciudadana virtuosa e independiente, como base de funcionamiento laboral.


Con la Revolución Industrial, proliferaron los trabajos peligrosos, con largas jornadas, sin beneficios, sin pago de sobre tiempo, sin descanso, sin cobertura de salud, ni vacaciones y tampoco fondos de retiro. Niños y mujeres trabajaban en minas de carbón y fabricas, con máquinas peligrosas, hasta que los trabajadores comenzaron a organizarse, haciendo huelgas y manifestaciones para protestar y presionar por mejores condiciones.


En 1829 Ebenezer Ford, Presidente del sindicato de Carpinteros de Nueva York fue electo asambleísta y en 1853 Nueva York fue el primer Estado en legislar las horas laborables para trabajadores sin contrato.


Al primer Día del Trabajo celebrado en la ciudad de Nueva York en 1882, -organizado por la Unión Obrera Central (CLU)-, asistieron diez mil trabajadores que se tomaron el día sin pago, para marchar y realizar el primer desfile del Día del Trabajo en la historia de Estados Unidos.


PRIMER DESFILE OBRERO

En 1882 iniciaron en la ciudad de Nueva York los preparativos para un desfile de los trabajadores y el 14 de mayo en la reunión de la Unión Central Obrera, por sus siglas en inglés CLU, se propuso que los trabajadores se unan para un festival a principios de septiembre, para lo cual se formó un comité de cinco personas para organizar la celebración. En agosto la CLU aprobó una resolución y proclamó el 05 de septiembre “Día de fiesta general en la ciudad, para los obreros y sus familias”.


El Primer “Desfile del Día del Trabajo” en Nueva York se realizó el martes 5 de septiembre de 1882 en la Plaza de la Unión (Union Square), la cual fue decorada con banderas de varios países y a donde llegaron entre diez y veinte mil participantes, que perdieron un día de salario, pero que con el desfile lograron consolidar a los sindicatos y fortalecer al movimiento obrero. La celebración promovió importantes cambios legales a nivel federal, mejores salarios, horas razonables y condiciones más seguras, terminó con el trabajo infantil, logró beneficios de salud y asistencia para trabajadores accidentados y jubilados.


En Nueva York, se introdujo el primer proyecto de ley estatal para celebrar el Día del Trabajo en la legislatura estatal en 1887. Además de Nueva York, Nueva Jersey, Colorado y Massachusetts, fueron los primeros en aprobar feriados estatales y crear el Día del Trabajo con vacaciones por disposición legislativa. Se desarrolló un movimiento nacional para asegurar la legislación estatal declarando el Día del Trabajo, que fue reconocido feriado nacional en 1894.

El incendio de la fábrica Triángulo en Manhattan el 25 de marzo de 1911, que cobró la vida de ciento cuarenta y seis mujeres trabajadoras inmigrantes, de entre diez a veintitrés años años de edad, fue un hecho que fortaleció la lucha de los trabajadores por sus derechos.


El 29 de diciembre de 1972 el Presidente Richard Nixon, -republicano de California-, firmó el Acta de Creación de OSHA, la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional.


Bajo esta ley los empleadores son responsables de proveer condiciones seguras y saludables a sus empleados en el lugar de trabajo, que debe estar libre de riesgos de salud y ser seguro.

El presidente que pasó la más importante ley de seguridad ocupacional en la historia de Estados Unidos fue Richard Nixon, en esta foto, cuando era vicepresidente, dialogando con Galo Plaza, el nativo de Nueva York pionero promoviendo las relaciones entre Latinoamérica y Estados Unidos.

El Día del Trabajo en Nueva York, es un homenaje anual a las contribuciones de los trabajadores como motor del fortalecimiento, prosperidad y bienestar de la ciudad y la nación.

Líderes y miembros de los sindicatos obreros de Nueva York, conocidos como uniones locales, durante el Desfile del Día de Trabajo en Nueva York.

El desfile se ha realizado tradicionalmente sobre la Quinta Ave. de Manhattan, desde la calle 44 hasta la calle 67 y cuando termina, todos los trabajadores con sus familias se reúnen a disfrutar de un almuerzo.

Mi primera participación en el Desfile de los Trabajadores, una de las manifestaciones más antiguas de la ciudad de Nueva York. Acompañando a los miembros de la Asociación Internacional de Trabajadores de Insulación y Asbestos, que congrega a ciento cincuenta sindicatos de Estados Unidos y Canadá, cuando me contrataron para arreglar los archivos de la Unión obrera 12A, presidida por el puertorriqueño Francisco Vega (+) y el ecuatoriano Antonio Pinargote.


Ahí aprendí que César Chávez es el pionero de origen latinoamericano que lideró del movimiento obrero estadounidense en la Costa Oeste del país, al cual dedicó treinta años de su vida. Los líderes italianos con los que trabajé en Nueva York lo conocieron personalmente. César Chávez, nacido en Arizona (1927), es el más importante líder sindical de origen latino en la historia de Estados Unidos.


Mi homenaje a todos los trabajadores, particularmente a todos los latinoamericanos de la ciudad de Nueva York, cuna de Galo Plaza, quienes, contribuyen con su trabajo honrado, su talento, capacidades y esfuerzo, para hacer de esta metrópoli la Capital del Mundo.

Comité Internacional Galo Plaza Inc.

 ©2020 All Rights Reserved Ximena Hidalgo Ayala