top of page
LOGO XHA CLUB.jpg
  • Foto del escritorXIMENA HIDALGO-AYALA

CRISPIN, FROM HELL’S KITCHEN TO HAMILTON HEIGHTS

Por Ximena Hidalgo Ayala

Historiadora, fundadora y directora ejecutiva del Comité Internacional Galo Plaza y de su exclusivo network de empresarios y profesionales XHA Club, dedicado a promover la integración a través de historia, educación y cultura.


El reconocido chef Crispín Mejía, acaba de abrir su nuevo, elegante y vanguardista restaurante Crispin's Hell's Kitchen en el histórico Hamilton Heights de Manhattan.

Desde febrero del 2024, el histórico barrio de Hamilton Heights, -al norte de Manhattan-, cuenta con alta cocina italiana de la mano del reconocido Chef Crispín Mejía. 


Hamilton Heights, que inicia en la calle 135 hasta la 155, entre Riverside Drive al oeste y Saint Nicholas Ave. al este, debe su nombre al padre fundador de Estados Unidos Alexander Hamilton, quien vivió los dos últimos años de su vida en lo que hoy es el Memorial Nacional Hamilton Grange, monumento nacional de Estados Unidos, que consta en el Registro Nacional de Lugares Históricos, el cual se encuentra a solo siete cuadras del hermoso y canguardista Crispin’s Hell’s Kitchen, donde se pueden saborear los elegantes y exquisitos sabores del norte italiano.

Una vista nocturna de la elegante entrada del nuevo restaurante del Chef Crispín Mejía, que ha tenido una acogida espectacular.

El nombre del restaurante recoge la trayectoria del chef Mejía, quien de entre los diecisiete restaurantes que ha inaugurado como chef ejecutivo, dos de su propiedad y con su nombre estuvieron en Hell’s Kitchen, al oeste de Midtown Manhattan. 


En julio del 2013 Crispín Mejía abrió su primer restaurante en Hell’s Kitchen, ahí lo visitaban todos sus amigos italianos, irlandeses y celebridades de diferentes países. Con su exquisita cocina, pero sobre todo con su hospitalidad, buen sentido del humor y profesionalismo, conquistó los paladares más exigentes.

 

El chef Crispín Mejía, es ganador del Certificado de Excelencia de TripAdvisor 2015, pero más importante aún, con su elevado nivel culinario y su personalidad única, ha ganado el respeto, aprecio y cariño de importantes miembros de las comunidades más influyentes de Nueva York, en términos de liderazgo en la industria de la hospitalidad.


Colombia de Guadalupe, el Municipio de Malinaltepec, en el Estado de Guerrero.

Un mexicano de Colombia

Crispín Mejía nació en Colombia de Guadalupe, verde pueblo mágico del Municipio de Malinaltepec, en el Estado de Guerrero, México, que describe diciendo: “Está enclavado en una zona de montaña y clima templado que propicia una gran producción de café, por lo cual el poblado fue bautizado como Colombia de Guadalupe por un sacerdote, ya que la principal fiesta local es la de Nuestra Señora de Guadalupe”. Crispín, el primer hijo varón de la familia y el tercero de diez hermanos, es el primero de todo el pueblo, que decidió emigrar a Estados Unidos.


“Nunca digas no puedo, si no lo has intentado.” Crispín Mejía

En el 2000, cuando Crispín decidió emigrar, aún estudiaba contabilidad en un poblado cercano a donde viajaba diariamente. Ahí observaba que algunos de sus ex compañeros, que habían emigrado a Estados Unidos, regresaban prósperos y podían adquirir con facilidad un automóvil y otras cosas. Crispín comenzó a investigar y se preguntó a sí mismo: ¿si ellos pueden, por qué yo no, si hemos sido compañeros, si somos iguales?


Los exquisitos platos que prepara con amor y elevado nivel de profesionalismo, son parte de la placentera experiencia que ofrece la nueva joya de Hamilton Heights.

Su padre, Don Juvencio Mejía, le apoyó moralmente y atravesando la frontera y luego en avión, llegó a Nueva York, donde se alojó con unos paisanos a quienes no conocía. Acompañaba diariamente al padre de la familia a vender flores y en la calle se encontró con un conocido que le recomendó en su primer empleo, así comenzó la profesión de su vida, trabajando en un restaurante italiano en Manhattan.


En estos veintitrés años de trayectoria, ha aprendido mucho, ha trabajado con famosos chefs, como el italiano Roberto Passon, a quien recuerda con mucha gratitud y resalta su generosidad diciendo: “los italianos son personas que no esconden lo que saben, son generosos y humanos, yo los aprecio de corazón”.


La gran calidad humana y elevada perspectiva empresarial, elevan su inspiradora historia de superación y exito.

El chef Mejía personalmente dirige la cocina, donde se prepara la más sabrosa comida tradicional italiana, con pastas elaboradas a mano, ingredientes importados de Italia y los más frescos ingredientes locales de inigualable aroma y sabor, como la fragante albahaca orgánica, el sage y otras hierbas finas.


Los platos, de alta calidad y fascinante sabrosura, denotan la experiencia de un profesional especializado en cocina italiana, servidos en porciones generosas y con combinaciones nítidas de sabores, que expresan personalidad, en un ambiente acogedor, casual-elegante, ideal para una cita romántica o de negocios.


Croquetas de Jamón Serrano con puré de fennel y salsa de chile guajillo, una increíble combinación de sabores italianos, españoles y mexicanos, que el chef Crispín diseñó para celebrar el Día de las Madres.
Crispin Mejia es reconocido no solo por su elevado nivel profesional, además por su carisma, buen humor y su gran hospitalidad. En la gráfica con su comadre y asidua cliente Yandra Castillo, celebrando el Día de las Madres.

"Yo diseño mis restaurantes, diseño mi menú, selecciono buenos vinos, el mejor ambiente, para que todos se sientan a gusto,  trato de que todos se sientan felices." Crispín Mejía



Crispín Mejía es un representante de todos los latinoamericanos, que se destaca por su cordialidad, humildad y profesionalismo, que lo han convertido en una personalidad muy querida y respetada. Actualmente en el barrio donde reside desde hace 23 años, Hamilton Heights, inicia con más bríos que nunca, su nuevo restaurante en el que concentra la valiosa experiencia de toda su carrera profesional.


Crispin’s Hell’s Kitchen tiene una mesa comunal, un amplio bar y cafeteria, con elegantes acabados y un exquisto buen gusto, a la altura de la mejor cocina del norte de Italia.


 

A la mesa con Crispín Mejía


¿Cuál ha sido el reto más grande como inmigrante?

- No fue el idioma, en la cocina no tenemos ese problema porque siempre hay latinos trabajando ahí. Lo más difícil es adaptarse a un tipo de sociedad diferente, con una mentalidad y una forma de ser distintas. Es increíble, estamos tantas personas en el mismo bote, pero cada uno sobrevive como puede y lo más interesante es que cada uno tiene su oportunidad de hacerlo, de superarse y de salir adelante.


Tan solo el hecho de estar en Nueva York y vivir la experiencia de esta ciudad, no tiene precio, ya eres triunfador, aquí cada uno es dueño de su propia historia.

 

¿Y a nivel profesional cuál es el reto más grande?

- Estar pendiente de las responsabilidades diariamente, es algo emocionante, porque es un reto permanente. He inaugurado, como chef executivo, diecisiete restaurantes en la ciudad de Nueva York y esa es la escuela más bonita que he tenido, siento que tengo mucho que dar y para eso se necesita un equipo. Yo llegué hasta aquí por la gente que me rodea, mi familia, mi staff, mis amigos y clientes, que me quieren mucho, me siento halagado.



¿Te sientes realizado?

- Aún no, a pesar de los años, este es el principio de muchas cosas buenas que hay que cumplir y realizar. Muchas cosas pueden cambiar en la vida. Realizarse no termina nunca, porque crecer es un reto permanente y para comprender este tipo de empresa particularmente, hay que vivirlo, hay que sentirlo, saber lo que realmente quieres, tener la convicción y pasión para hacerlo. Yo pensé siete años antes de abrir mi primer restaurante.


Desde que comencé con mis dos restaurantes en Midtown, me quedó una experiencia y este Crispín es más sólido, más bien hecho y soy afortunado, porque mis socios me han enseñado que este tipo de empresa se vincula con varios microcosmos y necesitas un equipo completo, porque se usan todas las plataformas, desde lo financiero, al marketing, productos, relaciones públicas, etc., etc.



¿Qué enseñanza compartes con tus hijos?

- El valor de las amistades, que nunca van a saber quién es quién, pero que siempre se mantengan leales a sus propios valores y principios, porque la gente te puede fallar, lo importante es que tú no falles.


¿Cómo se logra el sueño americano?

- La realización del sueño de cada uno, depende de cada uno, porque es uno mismo quien busca lo que realmente quiere. Estamos muchos años y no disfrutamos completamente y debemos comprender que la única manera de salir adelante es decidirse, arriesgarse, trabajar, luchar por lo que uno quiere. Como dicen en mi pueblo: “Hombre cobarde no tiene mujer bonita”, en el sentido de que no se logra lo que se quiere, si no se tiene valor.


¿Cómo te sientes con tu nuevo restaurante?

- No quiero decir que estoy orgulloso, se podría percibir como si fuera presumido, yo solo estoy haciendo realidad mi sueño. Me siento feliz, porque este es mi barrio, he vivido en la 149 y Broadway desde hace veintidós años, he crecido aquí, mi hijo mayor tiene 23, mi hija tiene 21 años y el menor trece años y cuando se trata del nivel de una empresa como esta, es algo familiar, porque me ha costado mucho trabajo y esfuerzo incorporar a la familia, además siento que la comunidad está feliz, la gente me agradece por traer esta gastronomía y por eso me siento con más ganas de realizar mi pasion, que es cocinar.


Me ha costado más de veinte años construir mi nombre, mi reputación, el conocimiento y la experiencia y todo eso no lo puedo descuidar.


¿Por qué un mexicano decide hacer cocina italiana exclusivamente?

-Respeto las culturas gastronómicas, de Francia, de Japón, de México, pero mi carrera profesional es en la cocina de Italia. El chef que es mi mentor nació en Friuli, Venezia, la cultura del norte de Italia, que se destaca por su elegancia y perfección.


En la industria de la hospitalidad, la humildad es bien importante. De nuestra parte solo queremos expresar nuestro talento, por ello para mi es importante tener una mentalidad abierta, que no coloca barreras, el objetivo es tener una experiencia única, disfrutar la vida. Aquí no exigimos etiquetas de vestir, todos son bienvenidos!


¿Qué te causa satisfacción a nivel personal?

- Que he surgido por mi mismo, que me siento bien adaptado, que sin dejar de ser mexicano, -a mucho orgullo-, me siento neoyorquino, muy seguro de mi mismo, me siento afortunado y agradecido.


Yo trabajo para que mis clientes sean felices y si ellos son felices, yo soy feliz y por eso quiero ofrecerles una experiencia completa, un ambiente acogedor, la música, la luz, el servicio, la consistencia de la comida, cómo lo recibes, la limpieza, la exquisitez de los platos e incluso la manera como despides a los clientes, nosotros tratamos de dar lo mejor.


"La sonrisa es la seguridad de nuestro servicio". Crispín Mejía

Un sueño hecho realidad, que sin embargo considera solo el inicio de muchas cosas buenas por venir, tener su tercer propio restaurante gracias a su diario esfuerzo, dedicación y perseverancia, no ha trastornado la sencillez y cordialidad del muy querido Chef Crispín.


Crispin’s Hell’s Kitchen

1792 Amsterdam Ave.

New York, New York 10031

(Entre 148 y 149 calles)

646 666 -0958

Brunch Every Day!

Brunch de lunes a domingo 10:30AM a 3:00PM

Dinner/Cena de 5:00PM a 12:00AM

Delivery Available




Un placer dar la bienvenida oficial al Chef Crispín Mejía como Gold Member de XHA CLUB, Network de prestigiosos y renombrados empresarios y profesionales, dedicado a promover el rescate de la presencia latinoamericana en la Historia de Nueva York, trabajo que desde 2006 desarrolla el Comité Internacional Galo Plaza Inc., establecido para mantener el legado del líder internacional nacido en la capital del mundo, en el 5 West de la calle 8 y 5a Ave. de Manhattan, el 17 de febrero de 1906.


Para conocer a los miembros de XHA CLUB, haga clic en el logo a continuación y

apoye a los empresarios y profesionales de gran nivel,

que respaldan la HISTORIA, EDUCACIÓN Y CULTURA


© 2024 Ximena Hidalgo Ayala. All Rights Reserved.






Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page