LOGO XHA CLUB.jpg
  • XIMENA HIDALGO-AYALA

HOLLIS MANSION, a historic gem in Midtown

En la Ciudad de Nueva York, a pocos pasos de la más famosa Quinta Avenida, hay una construcción que es Promoción Histórico de la ciudad, a pesar de que es una dependencia diplomática, es un tesoros arquitectónico de Manhattan.


Con el Comité Internacional Galo Plaza Inc., desde hace varios años, cuando iniciamos esta investigación (2015) sugerimos se realice la colocación de la placa oficial como Landamark de la ciudad.

En 1947 Argentina adquirió la histórica propiedad que es desde entonces sede de su representación diplomática y en donde funciona el Consulado General y Centro de Promoción de la República Argentina. En ella flamea imponente la Bandera Nacional, inspiración del prócer Manuel Belgrano, cuyo uso se oficializó el 25 de julio de 1816.

PROPIEDAD HISTÓRICA

La Mansión Hollis es propiedad y sede diplomática de Argentina en Nueva York desde 1947. Está ubicada en el 12 Oeste de la calle 56 de Manhattan, entre 5a y 6a avenidas. Es una construcción vinculada íntimamente a la riqueza de esta metrópolis, por su valor arquitectónico e histórico fue designada en 1984 Patrimonio Histórico de la Ciudad de Nueva York (NYC Landmark).

ARTE Y CULTURA

En su interior, a través de su poderoso arte y cultura, la gran nación sudamericana ha escrito páginas importantes de su presencia en Nueva York. Cientos de artistas visuales, pintores, escultores, diseñadores gráficos, cantantes, compositores, directores de cine, comediantes, bailarines profesionales y músicos se han presentado en ella.

Con sus dos galerías en la planta baja y su gran salón con un piano de cola en el segundo piso, el Consulado General de Argentina es el único consulado latinoamericano que funciona con su propia sede, en una histórica construcción de 117 años.


CONSTRUCCIÓN DE LA MANSIÓN

La edificación de cinco fue construida entre 1900 y 1901, bajo la dirección de uno de los más famosos arquitectos de Estados Unidos, Stanford White, socio de la firma McKim, Mead & White, que tuvo a cargo varias famosas construcciones de Nueva York, entre ellas la original Penn Station, el antiguo Madison Square Garden, el Club Metropolitano y el Harvard Club en la Quinta Avenida, el Museo de Brooklyn, la Universidad Columbia, la Librería Pública de Boston, el Museo Nacional de Historia Americana, incluso estuvo a cargo de una renovación de la Casa Blanca. A nivel nacional la firma trabajó obras en Illinois, Michigan, Ohio, Pennsylvania, Tennesee y Wisconsin, además en Cuba, Italia y Canadá.

Diseño original de la Mansión Hollins.

La propiedad se terminó de construir en 1901. El diseño original tenía la entrada principal en el centro, como muestra esta foto de 1920 y fue transformada en 1924, cuando se removió el balcón central del segando piso y se añadió la entrada principal al lado izquierdo

Stanford White, arquitecto que diseñó la Mansión Hollins, actual sede del Consulado de Argentina en Nueva York.

ARQUITECTO FAMOSO

Stanford White, reconocido a nivel nacional, fue parte del “Renacimiento Americano” en una época de bonanza, en la cual se propuso dar a Nueva York todo el esplendor arquitectónico de Europa. Entre sus construcciones más famosas está el Arco de Washington, al final de la Quinta Avenida, el Edificio del New York Herald, el Centro Savoyard de Detroit, La Iglesia Metodista Lovely Lane de Baltimore, entre otras numerosas construcciones. Stanford White no solo diseñó la residencia de los más ricos neoyorquinos, como los Astor y los Vanderbilt, además las decoró con antigüedades, obras de arte y marcos diseñados por él mismo.

El Arq. Stanford White quien construyó la histórica propiedad, fue famoso por sus obras y extravagancias. Su asesinato en 1906 a manos del millonario Harry Kendall originó uno de los crímenes más sonados del siglo pasado.

LA MANSIÓN HOLLINS

Planos del diseño original de la Mansión Hollins.

La propiedad fue construida originalmente para el banquero y magnate neoyorquino Harry Bowly Hollins, dueño de la empresa H.B. Hollins & Co. de Wall Street, quien tenía varias propiedades en la ciudad, una finca en Long Island y una isla conocida como East Fire Island. La ubicación de su casa no fue al azar, en esta calle habían adquirido lotes de terreno varios banqueros famosos de la época, entre ellos J.P. Morgan uno de sus mejores amigos y socio. Hollins con su esposa y sus cuatro hijos pasaban en esta casa desde finales de otoño hasta la primavera. En el verano rentaban la casa, por ejemplo, a la madre de Vincent Astor, mientras ellos disfrutaban de su finca.

En 1913 Hollins cayó en bancarrota, la casa fue vendida en 1915 y ocupada desde entonces por el Club Calumet, integrado por trescientos miembros de familias notables, hasta 1935 en que el club cerró debido a la Gran Depresión. La casa hipotecada fue vendida a un comerciante de antigüedades londinense y tuvo varios inquilinos hasta que en 1943 fue adquirida por el Ejército de Salvación durante la II Guerra Mundial y finalmente fue adquirida por el gobierno de Argentina en 1947.

Niños neoyorquinos de ascendencia argentina, en el Consulado General aprenden sobre sus raíces.

Columnas originales del decorado de la Mansión Hollins.

PATRIMONIO HISTÓRICO DE NUEVA YORK

La Mansión Hollins, que inicialmente incluía el lote trasero con salida a la calle 55, - en donde se encontraban los establos-, con su elegante pero discreto estilo, su fachada de ladrillo y sus interiores, en los que se mantienen intactas sus chimeneas y decorados, permanece sorprendentemente conservada y es una de las pocas construcciones del área que se ha mantenido sin alteraciones.

Con esta nota, rendimos homenaje al formidable talento humano que a través de los años, desde el 2010, hemos tenido la oportunidad de conocer personalmente y que representa la riqueza de una potencia de las artes y la cultura de nuestro continente.

Esta nota es parte de una amplia investigación patrocinada por el Comité Internacional Galo Plaza Inc.

El Hon. Eduardo Almirantearena, Cónsul General Adjunto de Argentina en Nueva York, ferviente promotor del arte y la cultura a nivel internacional, junto a la pianista Rosa Antonelli y Ximena Hidalgo-Ayala, Directora Ejecutiva y Fundadora del Comité Internacional Galo Plaza Inc.

El Comité Internacional Galo Plaza Inc. se honra desde el 2015 en tener como Miembro de Honor al Hon. Eduardo Almirantearena, Cónsul General Adjunto de Argentina en Nueva York, ferviente promotor de las artes y la cultura, quien desde hace varios años realiza una fecunda labor de promoción internacional, representando a toda Latinoamérica en varios escenarios, incluyendo esta metrópoli.

©2018 Ximena Hidalgo-Ayala/XHA Club All Rights Reserved

#HollinsMansion #ConsuladoGeneraldeArgentinaenNuevaYork #StanfordWhite #HarryKendall #CalumetClub #EduardoAlmirantearena #ComitéInternacionalGaloPlazaInc #ArmySalvation #RosaAntonelli #BanderadeBelgrano #NYCLandmark #McKimMeadWhite